LOS REPTILES.



BIOGRAFÍA:

El término reptil viene de la palabra "reptor". Se refiere a la manera de moverse de un lugar a otro apoyando la panza en el suelo. Sin embargo, no todos los reptiles se desplazan así. Lo que los caracteriza son las escamas, es decir, las placas duras que recubren sus cuerpos. Los reptiles aparecieron en el planeta hace unos trescientos cuarenta millones de años. Eran tantos que toda una era de la historia es conocida como Edad de los Reptiles.
¿Sabías que los reptiles nacen de huevos?
El huevo se desarrolla después que la hembra ha sido fecundada por el macho. Allí dentro crece el bebé reptil. El huevo es como un almacén de alimentos y está protegido por una membrana o por una cáscara.
Los reptiles son ovíparos u ovovivíparos.
Los ovíparos incuban sus huevos en nidos, en el suelo, bajo las piedras o en lugares seguros. Los ovovivíparos conservan los huevos dentro del cuerpo hasta que las crías se han formado completamente. Con él, rompen el huevo. Horas más tarde pierden el "diente" que ya ha cumplido su función. Las tortugas y los cocodrilos tienen un engrosamiento especial que les sirve para romper el huevo.

Se dice que los reptiles son de "sangre fría". Esto significa solamente que el calor de sus cuerpos depende del calor del medio. O sea, a diferencia de nosotros, los reptiles no tienen un sistema propio para regular la temperatura corporal. Por eso, siempre andan buscando el calor cuando hace frío y el fresco cuando la temperatura es muy alta. Por eso, también, prefieren las regiones tropicales o templadas ya que en ellas hay menos variaciones de calor. Como hace demasiado calor, tienen una piel gruesa e impenetrable, y orinan sólido para ahorrar energías y aprovechar al máximo el agua disponible en su cuerpo. En las temporadas de más calor, estos reptiles se entierran en la arena o se dedican a dormir.

CARACTERÍSTICAS GENERALES:

  • La piel de los reptiles está cubierta de escamas, escudos o placas córneas que, en algunos casos, es de un grosor considerable.
    Corrientemente sufren mudas periódicas.
    Su piel, casi desprovista de glándulas, les permite vivir en ambientes secos.
  • El esqueleto está muy osificado y sus extremidades son cortas y están articuladas en los lados, por lo que se desplazan reptando o arrastrándose.
    El cráneo es soldado y tienen paladar óseo. La mandíbula se articula por medio del hueso cuadrado.
    Algunos reptiles carecen por completo de extremidades y, en el caso de las serpientes, su cuerpo es alargado con gran número de vértebras.
    Los dientes son de forma cónica y no tienen verdaderas raíces; cuando se caen son reemplazados por otros. Algunas especies tienen glándulas venenosas.
  • La respiración es pulmonar y la circulación es doble e incompleta. Muchas especies se aletargan en tiempo frío.
  • La lengua tiene función gustativa, olfatoria y táctil y algunas poseen unas "fosetas faciales" sensibles a radiaciones infrarrojas o térmicas.

CLASIFICACION DE LOS REPTILES

Hace unos 350 millones de años, en el periodo Devónico, los reptiles comenzaron a invadir la tierra, y en los periodos Jurásico y Cretáceo (120-70 millones de años) fueron los animales quienes dominaron la tierra. De los numerosos Ordenes que existieron, sobreviven los siguientes:
Rincocéfalos
Tuátara o esfenedón

Los rincocéfalos están representados tan sólo por una especie (el tuátara) que vive en unas pequeñas islas de la costa de Nueva Zelanda.

Es un auténtico fósil viviente muy semejante a otras especies que vivieron hace más de 200 millones de años, y tiene muchas diferencias con los saurios actuales.

Una característica del tuátara es que posee un ojo pineal en el vértice de la cabeza, parecido a un ojo normal pero interno y sensible a la luz del sol.
Quelonios o tortugas
Son reptiles muy primitivos que han permanecido inalterados durante más de 200 millones de años, cuya principal característica es que poseen un caparazón óseo que les cubre casi todo el cuerpo, en forma de caja, con una parte superior o espaldar y otra inferior o peto.

Las extremidades son cortas y salen lateralmente del caparazón.

Pueden ocultarse en su interior casi totalmente, las mandíbulas son en forma de pico, sin dientes y con los bordes cortantes.

Se alimentan de plantas y/o animalillos.

Todas respiran por medio de pulmones.

Hay especies terrestres, de agua dulce y marina. Según su tipo de vida se pueden distinguir las distintas formas de patas en las tortugas según sean terrestres acuáticas o marinas, estas últimas tienen las patas transformadas en aletas.
Algunas especies de quelonios o tortugas:
  • Tortuga griega o tortuga común
  • Tortuga mordedora
  • Galápago común europeo
Crocodilidos o cocodrilos
Son reptiles que viven exclusivamente en zonas tropicales.

Su forma es alargada; no realizan mudas, por lo que su piel tiene una capa córnea muy gruesa, que va aumentando a lo largo de su vida.

Tienen el hocico alargado con dientes cónicos y agudos, situados en el borde de las mandíbulas, que utilizan para atrapar y matar a sus presas.

Los orificios de la nariz están situados en el extremo del hocico y los cierran durante la inmersión.

El ojo del cocodrilo está protegido por un tercer párpado transparente.

Su tronco es robusto y la cola poderosa, la cual es el principal órgano de natación.

Sus patas son cortas y caminan arrastrándose por el suelo.
Son de hábitos acuáticos y viven en grupos.

Son ovíparos y las crías nacen muy desarrolladas.

Se clasifican en: cocodrilos, caimanes o aligatores y gaviales.
Hay 16 especies de cocodrilos, que habitan casi todas en África, con representantes en los demás continentes excepto en Europa. El más conocido es el cocodrilo del Nilo.
Los gaviales se distinguen por sus prolongadas y estrechas mandíbulas armadas con numerosos dientes. Son esencialmente acuáticos y son animales pacíficos que no atacan al hombre.
Los aligatores o caimanes viven en los ríos y pantanos de América, excepto el aligator de China. Pueden llegar a medir 5 metros y viven formando grandes grupos. Casi nunca ataca al hombre. Los más conocidos son el aligator del Misisipi, el caimán negro, el caimán de anteojos y el yacaré.
Ofidios o serpientes
Son reptiles de cuerpo cilíndrico y alargado, sin extremidades.

Se desplazan reptando con movimientos ondulatorios de su musculoso cuerpo.

Tienen la piel cubierta de escamas que mudan periódicamente.

Ojos con párpados transparentes soldados. No poseen tímpano.

La boca es muy dilatable y les permite tragar sus presas enteras. La lengua es bífida y móvil, que utilizan como órgano sensorial del olfato y tacto.

Su esqueleto tiene muchas vértebras: las víboras tienen 200 y las pitones, 400.

Algunas tienen dientes huecos con los que pueden inyectar veneno.

Existen unas 2.700 especies.

Las familias no venenosas son: las culebras y las boas o constrictoras.

Las venenosas son las cobras, víboras y serpientes marinas.
  • Losboidos o serpientes constrictoras, así como las culebras o colúbridos no son venenosas (excepto la culebra bastarda).
    Las constrictoras cazan al acecho y matan a sus víctimas por estrangulamiento, enrollándose sobre ellas con sus poderosos anillos.
    Entre ellas las más conocidas son las boas, las pitones y la anaconda.
    Algunas de éstas llegan a alcanzar 7 metros de longitud.
  • Los hidrófidos o serpientes marinas son muy venenosas. Tienen la cola aplanada, que les sirve como órgano natatorio.
    Viven en las proximidades de las costas de los océanos Indico y Pacífico.
    Estas serpientes son vivíparas, o sea que las crías nacen ya formadas.
  • Los vipéridos o víboras tienen dientes venenosos.
    Los viperinos o víboras propiamente dichas son serpientes terrestres que viven en el antiguo continente, entre las que se encuentran la víbora áspid, la víbora europea, la víbora cornuda, la víbora de Rusell, etc.
  • Los crotalinos son casi todos americanos y tienen fosetas faciales, que son órganos sensibles al calor, con los que localizan a sus víctimas.
    Pueden citarse las serpientes de cascabel, el mocasín, etc.
  • Los elápidos o cobras son serpientes venenosas que se caracterizan por poseer a los dos lados de la cabeza una especie de capucha que puede extender a voluntad sobre odo cuando se irrita.
    Viven casi siempre en las cercanías de los cursos de agua y habitan en África y Asia.
    Son también elápidos la mamba negra africana y las serpientes de coral que viven en el continente americano.
Saurios o lagartos
Existen cerca de 2.000 especies de saurios repartidos en unas 20 familias.

Los rasgos morfológicos son: piel cubierta de escamas y pequeñas placas córneas; cuerpo alargado y cola larga; ojos con párpados móviles y cinco dedos con uñas en cada pata.

Están distribuidos por todo el mundo, excepto en zonas frías.

Las diferentes familias de saurios son: gecónidos, iguánidos, camaleónidos, lacértidos, varánidos, escíndidos y agánidos.
  • Los gecónidos:
    Son todas las salamanquesas o geckos.
    Son animales crepusculares o nocturnos y poseen unas ventosas en los dedos que les permiten trepar por paredes, cristales de ventanas, e incluso por los techos. Se alimentan exclusivamente de insectos. Pasan el día descansando al sol y no se hibernan totalmente en tiempo frío, permaneciendo quietos sin comer.
    Salamanquesa común
    Los dedos de la salamanquesa están provistos de laminillas que forman ventosas adhesivas.
  • Los iguanidos
    Existen unas 300 especies de iguanas y otros géneros con gran variedad de formas distribuidas en América, islas ecuatoriales y tropicales, Madagascar, Fidji y Tonga. La gran iguana verde de las Antillas mide 1 metro de longitud. El anolís cambia de color como el camaleón. Hay iguanas de las islas Galapagos entre las que se cuenta la iguana marina.
    El basilisco corre apoyándose en las patas traseras a una velocidad de unos 12 Km por hora. Los dedos de las patas posteriores poseen unos lóbulos amplios que aumentan la superficie de apoyo y pueden incluso correr sobre el agua.
  • Los camaleóntidos o camaleones
    Los dedos de las extremidades están dispuestos en forma de tenaza, con los que se sujeta a las ramas, ayudado por una cola prensil.
    Los ojos están situados en unos globos a modo de rótulas y pueden moverse en todas las direcciones y con total independencia.
    Su lengua es retráctil, de gran longitud, con la que atrapan insectos de los que se nutren.
    Tienen la facultad de cambiar de color adaptándose al medio que les rodea.
  • Los ánguidos son las serpientes de cristal o luciones.
    Son saurios con los miembros muy reducidos o totalmente ausentes.
    Tienen la cola muy frágil de la que se pueden desprender a voluntad.
  • Los lacértidos son los lagartos propiamente dichos y representantes típicos del Orden de los Saurios.
    Tienen lengua bífida retráctil, miembros bien desarrollados, cola larga, ojos con párpados y dieta generalmente carnívora.
    Entre sus especies se encuentra a los lagartos y las lagartijas.
    Los tépidos son lagartos americanos entre los que se encuentra el tejú de un metro de longitud y que suele atacar a las aves de corral.
  • Los varánidos
    Esta familia tiene unas 27 especies a nivel mundial (ninguna en Aragón), entre las que se incluye el saurio mayor que existe, el dragón de Komodo.
    Habitan las regiones subtropicales de Asia, Africa y Australia.
    Tienen la cabeza ancha, cuello grueso y tronco largo y macizo.
    La cola es larga y robusta con la que pueden dar fuertes coletazos.
  • Los helodérmidos
    Sólo existen dos especies que viven en Norteamérica y México.
    Se alimentan de invertebrados y pequeños vertebrados.
    Tienen el cuerpo macizo con la piel cubierta de tubérculos.
    Son los únicos saurios venenosos, cuya mordedura puede ser peligrosa para el hombre.
  • Los escincidos
    Son saurios con aspecto de lagartos que habitan en las regiones cálidas.
    Tienen las extremidades muy pequeñas, y en algunos están ausentes.
    Su cuerpo está recubierto con escamas muy lisas y brillantes.
    Son los escincos o eslizones.
  • Los agámidos
    Son considerados como las iguanas del Viejo Mundo.
    Viven en las regiones tropicales y subtropicales de Africa, Asia y Oceanía.
    La familia comprende al agama común, el moloch, el hadrosaurio, el dragón volador, que tiene desarrolladas unas membranas a los costados que le permiten realizar vuelos planeados, y el clamidosaurio de King, que posee unas prolongaciones cutáneas en forma de collar que extiende cuando el animal se siente amenazado.

LOS COCODRILOS:
Los cocodrilos y sus parientes son reptiles de cuatro patas, muy similares a los lagartos. Se distinguen por su usual gran tamaño. En la espalda, desde el cuello hasta la cola, tienen hileras de placas óseas, que pueden dar la impresión de espinas o dientes. Quizás los conocemos mejor por su ferocidad, y en los casos de las especies mayores, por ser peligrosos al máximo. Estos reptiles se mantienen gran parte del tiempo en el agua. Debido a su anatomía son capaces de abrir la boca y tragar debajo del agua sin ahogarse. Por lo general los caimanes, aligatores y gaviales son de agua dulce, mientras que los cocodrilos habitan en agua dulce y salada. Los caimanes y aligatores son agresivos, pero los cocodrilos podríamos decir que son súper agresivos. Mientras que los gaviales son inofensivos. La reproducción de los cocodrilos es por huevos. Las madres hacen un nido que puede ser un hueco en la arena o una pequeña montaña de tierra y hojas secas, hierba y otras partes de la vegetación. Usualmente este nido es construido cerca del agua y es donde la hembra desova. Como en los otros reptiles, en los cocodrilos la temperatura de la incubación puede determinar el sexo. En muchas especies, mientras que los huevos son incubados por el calor del sol o la descomposición de las hojas, la madre permanece cerca del nido, en la tierra o en al agua, pero usualmente nunca muy lejos de sus huevos. Un detalle de suma importancia: Los huevos y crías son presa de muchos animales, incluyendo los machos de la propia especie. La madre, que en muchos casos es muy celosa del nido y de los pequeñuelos recién nacidos, los defiende con toda su ferocidad. Los dientes de los cocodrilos sólo le sirven para atrapar y sujetar. Cuando la presa es muy grande, el cocodrilo le arrancan un miembro o parte usando todo el peso de su cuerpo mientras da vueltas. También acostumbran esconder bajo el agua las presas. De esta forma se le suaviza la carne que ellos entonces desgarran. Terminando tragándose la pieza entera sin masticarla. En el caso de las tortugas, las especies grandes, y algunas medianitas, de los cocodrilos sí le pueden partir el carapacho mientras las tienen en la boca.

f3.jpg

LAS TORTUGAS:
Las tortugas se distinguen de todos los otros vertebrados por tener un carapacho exterior que protege su cuerpo. En la mayoría de las tortugas, el carapacho forma una envoltura con cavidades por donde pueden sacar las extremidades, cola, y cabeza. En algunas especies es tan completo que la tortuga se pude esconder por completo dentro del carapacho. El carapacho de las tortugas es una adaptación del esqueleto, las vértebras se presentan en placas exteriores. Estos reptiles han mantenido esta apariencia por no menos de 200 millones de años. La clasificación de las tortugas que existen en el presente comienza basándose en la forma que guardan la cabeza dentro del carapacho. Algunas doblan el largo cuello de forma lateral, a estas se les llaman “Tortugas Pleurodiras”. Las otras, las “Tortugas Criptodiras”, esconden la cabeza metiendo el cuello hacia adentro. Dentro de los dos grupos básicos existen otras diferencias, finalmente agrupándose todas las tortugas que existen en unas catorce familias.
f1.jpg



LOS LAGARTOS:

Los lagartos presentan el cuerpo alargado y cubierto de escamas. Por lo general, tienen cuatro patas y una larga cola que, en algunas especies es muy frágil y se rompe con facilidad, aunque puede volver a regenerarse. Los lagartos arborícolas, como los camaleones, pueden utilizar su larga cola para agarrarse a las ramas. Algunas especies poseen las patas muy reducidas y otras las han perdido por completo, adoptando un aspecto serpentiforme; sin embargo, se diferencian de las verdaderas serpientes porque tienen párpados móviles y una estructura ósea craneal diferente. Son animales de sangre fría que dependen del calor del Sol para aumentar su temperatura corporal.

Los lagartos se desplazan de diversas maneras; los basiliscos y los lagartos de collar pueden correr rápidamente sobre sus patas traseras, muy desarrolladas. Los basiliscos son capaces también de correr sobre la superficie del agua gracias a sus patas traseras y a su cola en forma de látigo. Los gecos tienen unos discos adhesivos en la parte ventral de sus dedos que les permiten adherirse perfectamente al sustrato. Algunos lagartos son buenos nadadores y otros son arborícolas.

Su dieta varía de unas especies a otras. Muchas son insectívoras y otras, como la iguana común, son herbívoras. El monstruo de Gila, que vive en áreas desérticas, se alimenta de huevos de reptiles y aves, así como de pequeños roedores. Los varanos, dependiendo de su tamaño, se alimentan de insectos, de aves y reptiles y de sus huevos, de pequeños mamíferos, y de carroña.

Como la mayoría de los reptiles, los lagartos no cuidan de sus crías. Las hembras suelen poner huevos que abandonan a su suerte. Unas pocas especies son ovovivíparas (sus huevos se desarrollan en el interior de la madre).

Los gecos y salamanquesas son lagartos pequeños con el cuerpo macizo, cuatro patas bien desarrolladas y cola corta y carnosa; poseen en los dedos discos adhesivos gracias a los cuales pueden desplazarse por superficies verticales. Las iguanas son propias del continente americano y suelen presentar una hilera de espinas en el dorso del cuerpo y una cola larga y resistente. Los camaleones son lagartos arborícolas que utilizan su cola larga y prensil y sus dedos transformados en pinzas para agarrarse a las ramas; son capaces de cambiar de color y se alimentan de insectos que cazan con su lengua larga y pegajosa.

Los eslizones o escincos presentan el cuerpo alargado y cilíndrico y generalmente tienen un tamaño pequeño, de no más de 12 cm de longitud; algunas especies poseen las extremidades muy reducidas. El lución es un lagarto ápodo de aspecto serpentiforme que en caso de peligro puede perder la cola para distraer a sus depredadores. Los varanos presentan una cabeza pequeña unida a un cuello largo y móvil, unas patas robustas provistas de poderosas uñas, y una cola larga y poderosa.

Los lagartos típicos y las lagartijas del Viejo Mundo pertenecen a la familia Lacértidos, mientras que los del continente americano forman la familia Teídos.

lagarto.jpg


Eva Moya Francisco